La Fitoterapia, uso de plantas para uso medicinal, sigue una acción terapéutica que respeta el ciclo natural del cuerpo, favoreciendo la recuperación, limpieza y regeneración orgánica y sistémica. La forma más usual y fácil de utilizar la Fitoterapia es a través de las infusiones o Tisanas.

  • Infusión. Su uso suele ser ocasional y se utiliza normalmente como digestivo, relajante, para dar calor corporal o  sencillamente por el mero hecho del placer de saborear una taza de infusión. La cantidad de plantas que se utiliza suele ser de 2 a 5 gramos por taza. Se hace echando las plantas en agua hirviendo, pero separada del fuego.  La medida debe ser de un vaso de agua. Se tapa y se deja reposar durante 10 o 15 minutos. Luego se filtra y toma.
  • Tisana o cocción. Su función es principalmente  terapéutica. Se toman varias veces al día durante un periodo de tiempo. La cantidad de plantas y las proporciones varían según la intención terapéutica. Se lleva el agua a ebullición, se echan las plantas y se cuecen durante 5 minutos a fuego medio. La medida debe ser un poco más de un vaso de agua. Luego se tapa y se deja reposar aparte del fuego durante 10 minutos. Posteriormente se filtra y se toma.

En Naturopatía se suele utilizar más la Tisana o cocción para el tratamiento de patologías y limpiezas orgánicas. Normalmente se suele recetar varias plantas a la vez formando parte de una única fórmula magistral. Aunque existen multitud fórmulas genéricas, se considera que para máxima eficacia, las fórmulas magistrales son únicas e intransferibles. Es decir, están indicadas para una persona concreta, para el estado de salud por el que pasa y el momento del año en el que inicia el tratamiento.

Es conveniente que todas las plantas de la fórmula se mezclen bien en un bote o tarro al abrigo de la luz y la humedad. De esta mezcla se suele coger entre 2 a 4 de cucharadas soperas ( 5 – 10 gramos ) según el caso, para realizar la infusión o cocción con una cantidad de un poco más que un vaso de agua por toma. Lo ideal es que el utensilio donde se hierve el agua sea de barro o cobre.

Dentro de una misma planta sus partes pueden estar indicadas para usos diferentes. De igual manera ocurre con el tiempo de cocción, que viene determinado según la parte de la planta. Las flores y frutos frescos son las que menos tiempo necesitan ( aprox. 2 min.), seguido de las hojas ( entre 3 y 4 min.) y posteriormente cortezas, raíces y frutos secos ( entre 5 y 10 min.). Hay que tener en cuenta también que según las características propias de cada planta, algunas de ellas es necesario que antes de cocer estén aproximadamente una hora en remojo en la cantidad de agua a utilizar.

Las tomas al día dependerá de la patología, grado de afectación y tipo ( agudo o crónico). Estas irán de 2 a 5 tomas diarias  durante 3 o 4 días, o incluso hasta semanas o meses según el caso. Durante este tiempo es usual que el profesional modifique la composición de la receta, la proporción, así como el número de tomas diarias. Según la intención terapéutica, unas tomas estarán indicadas para tomar a la mañana, otras antes o después de comer o bien par antes de ir a dormir.

Para recetas genéricas, se podrían dar unas pautas para la preparación de las Tisanas.  En el recipiente echar 2 cucharadas soperas ( 5 gramos ) de la mezcla elaborada de plantas, y cocer durante 5 minutos.  Luego se tapa y se deja reposar aparte del fuego durante 10 minutos. Posteriormente se filtra y se toma. Tomar 3 tisanas al día repartidas en mañana, mediodía y tarde. Pueden prepararse varias tomas a la vez, siempre guardando las proporciones y medidas de la receta, para luego tomarlas espaciadas.

El preparado se debe tomar siempre sin azúcar. La miel se puede tomar solo si esta indicado en el tratamiento y en todo caso se debe añadir en la taza nunca hervirla en la cocción. Si el sabor no es muy agradable se puede utilizar una pizca de estevia en hojas, añadiendo esta al recipiente al final de la cocción.

Es necesario no saltarse las tomas y completar el tratamiento.  La alimentación, junto con las pautas de vida saludables deben tomarse como parte complementaria y fundamental del tratamiento de Fitoterapia, pues si estas van unidas los efectos del tratamiento se verán multiplicados.

Plantas medicinales. Usos terapéuticos