agua fria 4

 

Normalmente este baño se toma en una pileta. Este agua es enfriada y mantenida a temperatura constante mediante un sistema de tubos que contienen gas. También se puede realizar en cualquier bañera o minipiscina vertiendo hielos al agua, este método tiene la complicación de tener que seguir añadiendo hielo para mantener la temperatura idónea. Lo más natural es el baño en agua de río o mar ya que este agua está aireada y oxigenada y vitalizada por el efecto del sol. El agua del baño terapéutico de mantenerse a temperatura constante aproximada entre 7 y 14 grados.

También se puede tomar en ducha de agua fría. Aplicando a nivel general o local en las zonas donde se necesite. Para favorecer su acción circulatoria en las piernas aplicar en varias pasadas lentas, de forma lineal ascendente, sobre todo en la parte posterior e interna de las piernas. 

 

BENEFICIOS DEL BAÑO DE AGUA FRÍA

La reacción del agua fría sobre el organismo es de triple acción: reacción nerviosa, reacción circulatoria y reacción térmica que será más potente conforme el agua se encuentre a menor temperatura.

La inmersión en agua fría inmediatamente después del ejercicio provoca un efecto relajante y beneficioso sobre el rendimiento deportivo en el día posterior y reduce el tiempo de recuperación.

Es vasoconstrictora, favorece la circulación venosa y de retorno. Ayuda como tratamiento complementario a problemas de varices y de retención de líquidos. 

Estimula el metabolismo y los órganos, el sistema inmunológico y el nervioso. Ayuda a eliminar impurezas y tóxicos, y activa la nutrición celular.

Al aumentar circulación superficial, ayuda a limpiar la piel de impurezas dando un aspecto más vital y joven.

Un baño diario da energía, vitaliza y otorga una sensación de ligereza. Muy indicado en personas que suelen agotarse rápidamente en el ejercicio físico.

Combinada con la sauna sueca o baños de agua caliente ejerce un efecto contracción-relajación a nivel general ideal para relajar la musculatura, liberar tensiones y tratamiento de inflamaciones.

En su aplicación a nivel local ayuda a bajar la inflamación y edemas. Es muy recomendable en el tratamiento complementario de esguinces y edemas traumáticos. Para estados crónicos es conveniente utilizar baños de contrastes durante al menos cinco minutos, alternando cada quince a veinte segundos el baño de agua fría con el baño de agua caliente.

 

CONTRAINDICACIONES

No es convenientemente tomar por la noche y sobre todo personas con problemas de insomnio dado su efecto energizante. Para este caso es mejor tomar antes de dormir una ducha o baño de agua templada o caliente.

No aplicar baños generales en personas de estado de salud débil, muy ancianos o bebés.

Precaución en artrosis y reumas, pues aumenta la rigidez articular.